El condenado
Cusco, Perú (2019)
"Al final estás cansado de este mundo antiguo" G. Apollinaire
En la mitología quechua, el condenado es un alma atrapada en un tiempo paralelo que, por la noche, deambula por las montañas. Es un ser marginal y olvidado que busca su lugar en la Tierra. Los Quechua se protegen para no cruzárselo en el camino, ya que lo consideran un espíritu negativo.
Con la puesta en escena mi intención es darle emociones al personaje del condenado, quien huye del anonimato, se refugia en la locura y busca su identidad en la naturaleza. Busco crear empatía ya que es un sentimiento que muchos guardamos. Salvador Dalí dijo una vez que sus únicos amigos eran las piedras. 
Creo que siempre habrá en nuestra humanidad el deseo de volver a la naturaleza, de dejar la ciudad que nos hace prisioneros de nosotros mismos.
Back to Top