Alfonsina y el mar
"Por la blanda arena que lame el mar
Su pequeña huella no vuelve más
Un sendero solo de pena y silencio llegó
Hasta el agua profunda
Un sendero solo de penas mudas llegó
Hasta la espuma
Sabe Dios que angustia te acompañó
Que dolores viejos calló tu voz..."
-Félix Luna
Cierra los ojos, imagina quien serías hoy si nunca te hubieran hablado de género. Ahora vuélvelos a abrir… 
« Alfonsina y el mar » es una serie fotográfica que invita a la reflexion sexual y emocional del Ser masculino y femenino fuera de los roles socialmente atribuidos. Si bien cargamos con estos roles preestablecidos desde el nacimiento hasta la muerte, existe manera de liberarse y es aceptando que mientras la naturaleza sea dualidad y nosotros vivamos en ella, existirá dualidad en nosotros.
Con un escenario de aire surrealista, busco condenar la racionalidad social sobre nuestros cuerpos. El encierro. Las emociones brotan a flor de piel en una expresión sutil y en un escenario color poético. En la serie se leen miradas, instintos, colores, astros, telas, vestidos, desnudos, lo obvio y lo oculto. La sensualidad del cuerpo se convierte en territorio de protesta contra el género y todo aquello que, silenciosamente, nos ha ido reprimiendo. A través de la imagen romántica y sensual del cuerpo con el mar, quiero expresar del descubrimiento y el encuentro de la identidad del ser con su doble sexualidad. La sensualidad andrógina y liberada de un ser que abolió las condiciones del concepto de género. Un hombre que es mujer y una mujer que es, a su vez, un hombre. Desde la toma de consciencia, el descubrimiento, el rechazo, el caos, la ascensión, la aceptación y el retorno al mar. Como si se tratase de volver a un estado primordial, ir al subconsciente a recuperar la dualidad. 
« Alfonsina y el mar » revela un ideal personal, mi voluntad de que aprendamos a convivir los unos con los otros. Lo dijeron anteriormente: el problema no son ellos, los libres. Somos nosotros quienes hicimos de ellos un problema. 
Back to Top